LA REVISIÓN VISUAL, FUNDAMENTAL PARA LA SEGURIDAD AL VOLANTE

El Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Aragón recuerda la importancia del control visual cuando se conduzca.

Zaragoza, 30 julio 2020.- Conducir es una acción que, si no se realiza en plenas facultades, puede poner en riesgo la vida del conductor y de otras personas, por lo que resulta fundamental encontrarse en perfectas condiciones físicas y psicológicas.  El 90% de las decisiones que se toman al volante dependen de la visión, por lo que el Colegio Oficial de Ópticos-optometristas de Aragón advierte de la importancia de revisarse la vista al menos una vez al año en las ópticas

Desde que se inició el periodo estival, han comenzado los desplazamientos en carretera, por lo que el Colegio Oficial de Ópticos-optometristas de Aragón advierte que el 25% de los españoles entre 18 y 30 años nunca se ha hecho control visual antes de conducir, lo que supone que casi 5 millones de jóvenes circulan por las carreteras sin saber si sufren deficiencia visual, lo que implica reducir la seguridad de una forma importante.

Según datos del Colegio Nacional de Ópticos-optometristas, en 2019, una cuarta parte de los conductores sufren una anomalía visual, de los que casi la mitad no revisa su visión cada año, esto supone según Carlos Serrano, Presidente del Colegio de Ópticos-optometristas de Aragón “ es una imprudencia, ya que el 90% de las decisiones al volante dependen de la visión, por lo que es recomendable hacerse una revisión en las ópticas al menos una vez al año, y así controlar una buena calidad visual para dar una respuesta adecuada cuando se conduce y evitar posibles accidentes en carretera”.

El 12% de los conductores no utiliza gafas de sol mientras conducen de día, lo que hace que no se pueda calcular bien la distancia entre los coches o bien poder reaccionar ante cualquier obstáculo a tiempo, por lo que según Carlos Serrano, Presidente del COOARAGON, “existen factores visuales que son importantes para la conducción como la agudeza y un buen campo visual, la resistencia al deslumbramiento y la adaptación de nuestros ojos a la oscuridad, por lo que es importante controlar nuestra visión, así como proteger nuestros ojos del sol.  Las gafas de sol homologadas nos ayudan a aumentar la sensibilidad al contraste, reducen el tiempo de adaptación a cambios bruscos de luz y disminuyen los deslumbramientos, proporcionando mayor seguridad a la hora de conducir”.

Así mismo, la noche es un elemento que añade riesgo de sufrir accidentes, ya que la agudeza visual se reduce un 70%, mientras que el sentido de la profundidad es siete veces menos eficaz en nocturnidad. “El 85% de la información que procesa el cerebro proviene de los ojos, y el envejecimiento también lo sufren los ojos” dice Carlos Serrano, presidente del COOARAGON, y “los conductores de menos de 50 años, tardan en recuperarse ante un deslumbramiento central es de 40 a 60 segundos, mientras que los mayores de 50 años el tiempo de recuperación es superior a un minuto”.

Otro de los elementos que influye en la conducción es la velocidad y según Carlos Serrano, “ cuando aumenta la velocidad, el ángulo de visibilidad de las personas, que normalmente es de 104º, disminuye, es decir, que si vamos a 65km/h el campo visual se reduce a 70º, mientras que si vamos a 130 km/h, el campo visual desciende a 30º”.

Por todo ello, el COOARAGON advierte de la importancia de realizar una revisión ocular periódicamente, sobre todo cuando se va a utilizar el coche y aconseja revisar la vista para adecuar la graduación necesaria en su caso; o cuando al conducir por la noche con baja luminosidad, se reduce el campo visual y se produce el fenómeno de la miopía nocturna, lo que produce un desenfoque. La seguridad en la conducción, para el conductor y los viajeros, depende en el 90% de la vista, por lo que es aconsejable la visita a las ópticas de confianza

Los comentarios están cerrados.