El 12% de los aragoneses utilizan lentillas en su vida diaria

 

Aragón es la segunda Comunidad Autónoma en la que más se usan, solamente por detrás de Galicia.

Los aragoneses son muy coquetos. Al menos, eso se puede desprender de los últimos datos facilitados por el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas. En ellos se comprueba que Aragón es la segunda comunidad en la que más gente utiliza lentillas, en concreto, el 11,8% de sus habitantes. “Esta cifra se debe a que Zaragoza es una de las ciudades en las que primero se prueba un producto y, por lo tanto, más rápidamente se afianza, como ha ocurrido en este caso”, detalla Fernando Villacampa, presidente de la delegación regional de Aragón.

Al mismo tiempo subraya que la gran preparación de los profesionales de esta rama fomenta que muchas más personas confíen en ellos para que les asesoren en el uso de lentillas. “Por ejemplo, en lo que va de año se han realizado tres cursos de formación continuada en Aragón sobre este tema”, sostiene.

De hecho, esta comunidad solo es superada por Galicia, que tiene una tasa de penetración del 12,1%. “Esto se produce porque para usarlas es muy importante la comodidad y al haber más humedad en tierras gallegas, los ojos se resecan menos”, relata Villacampa. Además, asegura que si no fuera por ello, “seguramente Aragón sería la comunidad en la que más se utilizarían”.

En los últimos años ha cambiado ligeramente el tipo de consumidor de este producto. “Los que más las utilizan son los que tienen entre 16 y 30 años, a partir de esa edad la estética va pasando a un segundo plano y se van intercambiando las lentillas con las gafas”, explica. La novedad, sin embargo, se encuentra en aquellos que tienen más de cuarenta años. “Las progresivas han ido ganando terreno lentamente y ahora son las más utilizadas por aquellas personas que han llevado lentes toda su vida y les aparece la denominada vista cansada”, asegura.

Por ello, el futuro de este sector tiene dos 'nuevas' vías: las lentes progresivas y las diarias. “Aunque estas últimas son más caras que las mensuales muchas personas las prefieren para alternarlas con las gafas, usándolas los fines de semana o algunos días puntuales”. No obstante, la 'reina de la óptica' sigue siendo la lentilla mensual, muy utilizada para corregir miopía, en especial, desde que en los años 80 se empezaran a utilizar las nuevas tecnologías y “se comenzara a miopizar el ojo”.

Más beneficios que inconvenientes

Son muchas las comodidades que ofrece este producto, puesto que con el paso de los años ha mejorado considerablemente”, relata Villacampa. Ejemplo de ello es que ahora son más finas y admiten una mayor hidratación. Aunque es necesario que el usuario coopere. “Tiene que hacer un buen uso de ellas, no llevarlas más de 9 horas al día, limpiarlas correctamente, así como sus manos cuando las manipula”, ejemplifica.

Sin embargo, su uso no es lo más recomendado para todas las personas. “Hay gente que tiene mayor sequedad en el ojo y, por lo tanto, es más cómodo y lógico que utilicen gafas; lo mismo ocurre cuando se tienen graduaciones muy extrañas o astigmatismos muy irregulares”, sostiene. No obstante, a día de hoy ya existen lentes para personas de hasta 20 dioptrias.

Fuente: www.heraldo.es

 

Los comentarios están cerrados.